jueves, 9 de junio de 2011

“LA POBREZA EN EL MUNDO”.


La pobreza es una situación o forma de vida que surge como producto de la imposibilidad de acceso o carencia de los recursos para satisfacer las necesidades físicas y psíquicas básicas humanas que inciden en un desgaste del nivel y calidad de vida de las personas, tales como la alimentación, la vivienda, la educación, la asistencia sanitaria o el acceso al agua potable.
La pobreza extrema es el estado más severo de pobreza. Cuando las personas no pueden satisfacer varias de las necesidades básicas para vivir como alimento, agua potable, techo, sanidad, y cuidado de la salud. Para determinar la población afectada por la pobreza extrema, el Banco Mundial define la pobreza extrema como personas viviendo con menos de $1.25 al día. El Banco Mundial estima que 1,400 millones de personas han vivido bajo estas condiciones en el año 2008.
La erradicación de la pobreza extrema y del hambre es la primera meta de los Objetivos de Desarrollo del Milenio estipuladas por 179 estados miembros de la Organización de las Naciones Unidas en el año 2000. Los economistas consideran que enfermedades epidémicas como el Sida, la malaria y la tuberculosis son factores cruciales y consecuencias de la pobreza extrema.
La pobreza extrema es más común en el África sub-sahariana,1 el Sureste asiático, Centro América y el Caribe. La proporción de personas que viven en pobreza extrema bajó de 59 % a 19% durante el siglo XX y ahora se encuentra en su nivel más bajo.
Más de 1000 millones de niños y niñas sufren una grave carencia de por lo menos uno de los bienes y servicios necesarios para sobrevivir, crecer y desarrollarse. En algunas regiones del mundo la situación es peor que en otras, pero incluso dentro de un mismo país puede haber amplias disparidades: entre la población infantil de las ciudades y los medios rurales, por ejemplo, o entre los niños y las niñas. Un influjo turístico en una zona puede mejorar las estadísticas generales sobre la pobreza de un país, mientras la mayoría sigue siendo pobre y desprotegida.
El concepto de pobreza está constantemente cambiando a medida que el tiempo transcurre, pues el hombre va considerando otros aspectos como necesarios, y aquellos bienes que en una primera instancia fueron necesarios, pasa un tiempo y dejan de serlo. También ocurre que cada país, cultura o sociedad posee sus propias consideraciones  de necesidades básicas, por lo tanto los conceptos de pobreza también varían, de aquí se entiende las variaciones que tiene cada país en cuanto a la elaboración de líneas de pobreza, dependiendo de su desarrollo, normas sociales o valores culturales.
Un hogar que sufre de pobreza trae consigo la incapacidad de sus miembros de que logren desarrollar sus capacidades básicas por la escasez de recursos económicos, estas capacidades básicas entendidas como todos aquellos aspectos que permiten que la persona se desarrollen como tal, por ejemplo la educación; una persona sin el suficiente poder adquisitivo jamás podrá ser un profesional.
 El problema radica en que la pobreza va más allá de la falta de ingresos, pues este hecho es la causa de carecer de vivienda, de no tener qué comer, de padecer constantemente de enfermedades sin ser tratadas por un médico, etc.
Todos hemos sufrido escasez de dinero en algún momento. No es lo mismo que el problema social de la pobreza. Puesto que el dinero es la medida de la riqueza, su falta puede ser la medida de la falta de riqueza, pero no es un problema social. La pobreza, como problema social, es una herida profunda que contagia cada dimensión de la cultura y de la sociedad. Incluye un bajo nivel sostenido de los ingresos de los miembros de una comunidad. Incluye la privación de acceso a servicios como educación, mercados, sanidad o posibilidad de tomar decisiones, y también la falta de prestaciones comunitarias como agua, alcantarillado, carreteras, transporte y comunicaciones.


Lizbeth del Carmen Matus Valencia

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

 
Copyright 2009 CNI